Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Comportamiento - 02/04/2019

Click a las oportunidades de desarrollo

6 min Tiempo de lectura

En Perú hay 3,5 de adolescentes; en América del Sur, 110 millones; y en el mundo hay 1.2 billones. Se trata de chicas y chicos que han nacido en un mundo que resultaba de ciencia ficción para sus madres y padres y que ha encontrado en ellos a sus principales consumidores de tecnología.

El acceso y dominio de la tecnología pone a disposición de la llamada generación de nativos digitales múltiples oportunidades de aprendizaje y entretenimiento que favorecen su desarrollo y los sitúa en considerable ventaja frente a sus pares de localidades que todavía no están conectadas al mundo digital. Pero también los expone cara a cara con crímenes como la explotación laboral y sexual, el acoso cibernético y el acceso a materiales inadecuados, y en algunos casos con peligros para su salud física y emocional. La relación de obesidad y depresión con el uso de internet existe y, al igual que los delitos mencionados, plantea la disyuntiva de qué acciones tomar.

La respuesta más fácil frente al peligro suele ser la prohibición, pero no es necesariamente la más efectiva. Vivimos en un mundo digitalizado y alejar a los niños, niñas y adolescentes de la tecnología no es el camino. Por el contrario, para lograr un mundo más igualitario en el que se reduzcan las brechas sociales se requiere de un acceso al mundo digital a escala universal, pero en contextos protegidos y seguros.

Al conectarlos a numerosas oportunidades y dotarlos de las aptitudes que se necesitan para tener éxito personal en un mundo digital, la tecnología puede ayudar a cambiar la situación de las niñas y niños que hasta ahora han quedado atrás por motivos tan diversos como la pobreza, la raza, el origen étnico, el género, la discapacidad, el desplazamiento o el aislamiento geográfico.

Obviamente la universalización del acceso al mundo digital requiere de acciones conjuntas de Estado, empresas y familias para proteger a los usuarios más jóvenes tanto de los crímenes que se esconden tras brillantes pantallas como de los efectos que puede tener sobre su salud física y emocional.

Poner a la niñez y adolescencia en el centro de la política digital; aprovechar el poder del sector privado para promover normas y prácticas éticas que protejan y beneficien a la niñez en línea; impartir alfabetización digital para mantener a niños, niñas y adolescentes informados, comprometidos y seguros en línea; y proteger la privacidad y la identidad de niñas, niños y adolescentes en línea son algunas medidas que se debieran adoptar.

Es importante tener en cuenta que el uso de la tecnología para ampliar la educación y mejorar su calidad es muy potente, pero no suficiente, que siempre se requerirá fundamentalmente de buenos maestros. De igual forma de poco servirán las plataformas digitales si no fomentamos que niñas, niños y adolescentes aprendan a usarlas y ejerzan a través de ellas su derecho a expresarse.

Peligros y oportunidades para la niñez y adolescencia están a un click de distancia. Apostemos por abrir la puerta que puede conducir al desarrollo a quienes hasta ahora han sido los más olvidados. Hagámoslo con responsabilidad y colocando como prioridad el derecho a la igualdad de oportunidades de niñas, niños y adolescentes.

Recordemos, que como adultos, especialmente si somos padres y madres, tenemos la responsabilidad de promover un pensamiento crítico entre chicas y chicos. Este será la principal herramienta para que puedan enfrentar con acierto los riesgos del mundo digital. En la medida que avancemos en ese sentido, las plataformas digitales se constituirán en grandes aliadas para la construcción de una cultura democrática, que es la base del desarrollo.

Autor:

Olga Isaza

Representante a.i. UNICEF

Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia

Cl. Parque Meliton Porras 350 Miraflores, Lima

Follow us on FacebookTwitterYouTube and at www.unicef.org/peru         

 

Volver