Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Identidad Digital - 04/10/2017

Los ojos clavados en la pantalla: ¿existe un tiempo ideal de conexión para niños y adolescentes?

4 min Tiempo de lectura

Seguro que has visto numerosas veces la siguiente escena: un matrimonio conversa animadamente en un restaurante mientras sus hijos interactúan concentrados con sus tablets y smartphones. Aunque se trate de una actitud cada vez más común, merece la pena que nos paremos a reflexionar sobre los retos educativos que nos supone como padres este comportamiento.

Es innegable que la conducta de los padres influye en la forma en que los hijos se relacionan hoy en día con las tecnologías. Para hacerse una idea, una investigación realizada por Common Sense Media demuestra que los adultos pasan nueve horas de media al día delante de pantallas, smartphones, tablets, televisores y ordenadores/laptops incluidos. Y quien cree que solo las cuestiones profesionales influyen en ello, se equivoca, ya que solo dos de esas horas están relacionadas con el trabajo. Otro dato importante de la investigación señala que el 78% de los entrevistados consideran que son buenos modelos para sus hijos a la hora de usar la tecnología digital.

Según la Academia Americana de Pediatría (AAP), los medios digitales con contenidos de calidad pueden ser beneficiosos para los niños a partir de los 18 meses. Este organismo propone también una participación más activa de padres, responsables y pediatras para que se haga un uso consciente de esos recursos.

Para niños de dos a cinco años, la dosis recomendada es de un máximo de una hora al día, siempre con contenidos adecuados y la supervisión constante de los adultos. Para niños de más de seis años, se recomienda también establecer unos límites claros para repartir la rutina del niño entre otras actividades esenciales.

Discutir sobre cuál es la cantidad de horas que se considera ideal es algo que se hace cada vez menos. Según Juliana Cunha, coordinadora psicosocial de la organización SaferNet, más importante que el control de la cantidad del tiempo ante la pantalla es la mediación de los adultos en la calidad de ese uso para fomentar el acceso a contenidos y entornos positivos que favorezcan una apropiación de las tecnologías más constructiva e interesante.

En general, tanto para los niños como para los adolescentes, el diálogo franco con sus padres, responsables y educadores es también fundamental. Además, los jóvenes necesitan un entorno familiar saludable y cálido que pueda ofrecerles placer a la hora de relacionarse fuera del entorno virtual.

Así, los dispositivos tecnológicos pueden establecerse como una alternativa de entretenimiento y educación contemporánea para disfrutar siempre de forma equilibrada.

Volver